La preciosa historia de un centro que es residencia de ancianos y escuela infantil a la vez
Jun19

La preciosa historia de un centro que es residencia de ancianos y escuela infantil a la vez

Las fotos de abuelos y bebé, las escenas en las que gente mayor y niños pasan tiempo juntos, comparten espacio y vivencias inspiran siempre ternura, bondad, amor. Es el momento en el que se unen dos vidas casi en los extremos, la del abuelo que ha vivido muchos años y le quedan pocos y la del bebé que ha vivido pocos años y le quedan muchos. La unión entre la experiencia y las ganas de aprender, que tanto aporta a ambos. Esto mismo es lo que han debido pensar en Seattle, donde decidieron que el centro Providence Mount St. Vincent podía dar acogida a personas de ambas edades. ¿Qué pasó? Pues lo que veréis en el vídeo que podéis ver a continuación, que a los niños les aporta el cariño, la bondad y la experiencia de aquellas personas que más deberíamos admirar y que a los mayores, a la gente mayor, les da la vida. «Present Perfect» El vídeo es un trailer, un avance de un documental de Evan Briggs cuya intención es, precisamente, documentar la historia, mostrar las vivencias de dicho centro y los contrastes de los niños en sus primeros años y los mayores, en sus últimos. Bajo el título de ‘Present Perfect’, mostrará una realidad en la que, según ella, se entremezclan el pasado y el futuro, en un presente en el que ambos interaccionan y aprenden unos de otros. Para hacerlo posible, Briggs inició una campaña de recaudación de fondos en Kickstarter que ya ha superado por bastante el dinero que necesitaba, lo cual es una buena noticia porque podremos en el futuro ver dicho documental y emocionarnos con esos momentos que tanto valor tienen y tanto nos hacen pensar. El valor de la infancia en la edad adulta Sobre lo que los niños se llevan de esa experiencia no creo que haya mucho que decir. Todos recordamos con cariño y lagrimitas en los ojos los buenos momentos que pasamos con nuestros abuelos y abuelas: los juegos, la comida, que nos dejaban hacer todo aquello que papá y mamá no, que nos mimaban al extremo y nos consentían todo. Cerrad los ojos, tratad de recordarlo y sabréis a qué me refiero. Sobre lo que los «abuelillos» se llevan hablé hace unos meses, así que aprovecho para rescatar esa entrada. En ella expliqué varios estudios y experimentos en los que se ha demostrado que cuando una persona mayor tiene un motivo, una razón para vivir, un objetivo, una responsabilidad, vive más tiempo que si no tiene nada de ello. Además, cuando dedica el tiempo a hacer tareas que hacía años atrás, retrocede en cierto modo en...

Read More
Divertidos gorros de baño y otros complementos para lucirse en la piscina
Jun19

Divertidos gorros de baño y otros complementos para lucirse en la piscina

¿Tiburón a la vista? ¡No! Se trata de una pequeña aleta en la parte superior de estos divertidos gorros de baño para lucirse en la piscina. Ahora que llega el verano y las vacaciones, seguro que pasamos más de un día a remojo y nos han encantado estos complementos para nadar. Es el «Gorro pez AWT (arena water tribe)», que lleva aleta y cola, elaborado con silicona ligera. Realmente, este tipo de gorros viene bien para nadar, si los pequeños tienen el pelo largo (o porque lo exijan las normas de la piscina), aunque para baños «libres» en el mar o la piscina no sea necesario. De la misma marca he visto como novedades para esta temporada un tipo de «flotador» que me gusta mucho porque ofrece gran seguridad a los pequeños, con manguitos en los brazos y panel pectoral, todo de una pieza, similar al que os contaba que probamos hace un tiempo. También el chaleco con almohadillas de flotación delanteras y traseras, que permiten libertad de movimientos pero también dan seguridad al niño o niña gracias a la flotabilidad en agua. Tiene tirantes elásticos y ajustables para el máximo confort y libertad. Tanto el chaleco como los manguitos con panel pectoral se fabrican en tonos azules o combinados con fucsia. Son una opción estupenda frente a los manguitos o flotadores, que como sabemos no están recomendados por los riesgos que entrañan. El gorro-pez para bañarse en la piscina es de Arena y cuesta 8’90 euros, el «jumper de natación» 24’90 euros y el chaleco 25’50. Eso sí, no olvidéis los consejos de seguridad para bañarse en la piscina sin peligros y… ¡peces al agua! Sitio Oficial | Arena En Bebés y más | El primer baño del bebé en la piscina: nueve consejos, Moda Verano 2014 para bebés y niños: complementos para ir a la playa También te recomendamos Siete tendencias de verano divertidas para las habitaciones de los peques Cazando gangas y preparándonos para disfrutar del verano con nuestros peques ¿Cómo disfrutar de la piscina con los niños y sin riesgos? – La noticia Divertidos gorros de baño y otros complementos para lucirse en la piscina fue publicada originalmente en Bebés y más por Eva Paris...

Read More

¿Mi hijo es homosexual?

Una madre no sabe qué hacer porque en la escuela, la maestra le dijo que su hijo es muy inteligente, audaz, pero que tiende a inclinarse a jugar más con niñas que con niños. Otra mamá también tiene la misma preocupación. Su hijo, desde los cuatro años de edad, le dice que le gustaría ser niña, no le gusta el fútbol, baila afeminado y está siempre pendiente de lo que hacen las niñas, y las...

Read More
Segunda vuelta: volver a ser padre o madre después de muchos años
Jun19

Segunda vuelta: volver a ser padre o madre después de muchos años

Cuando decidimos formar una familia con la persona que hemos elegido como compañera o compañero deseamos que sea para siempre. Pero la vida da muchas vueltas. Un buen día, por el motivo que sea, barajas las cartas y vuelves a repartir. Y ahí estás apostando a una segunda vuelta: vuelves a ser padre o madre después de muchos años. Habías olvidado lo que era cambiar un pañal o pasar las noches en vela, y de repente te ves con un bebé en brazos cuando tus hijos mayores ya casi van a la discoteca. Una nueva oportunidad Las dudas te invaden. ¿No estaré yo muy mayor para esto?, ¿Volver a embarazarme después de tantos años? ¿Volver a ser padre prácticamente a la edad de ser abuelo? ¿Cómo se lo tomarán los hermanos mayores? Una sensación de «¿quien me manda a mí?», pero a la vez un fuerte deseo, una necesidad de tener hijos con la nueva persona que has elegido para compartir la segunda parte de tu vida. Un día decides que quieres tener un hijo con esa persona y formar una nueva familia. Te emociona la idea de tener una nueva oportunidad de vivir la paternidad o la maternidad. ¿Se es mejor padre o madre la primera o la segunda vez? Imagino que cada etapa tendrá lo suyo. La segunda vez, se tiende a no cometer los mismos errores, pero aparecen nuevos retos. Dicen, quienes han sido padres muy jóvenes y tras muchos años vuelven a serlo, que la segunda vez se vive una maternidad (o paternidad) más madura y liberada. Como contrapartida, la juventud tiene la ventaja de la vitalidad, pero la falta de experiencia también hace cometer muchos errores. Algo que también nos pasa, a menor escala, a quienes tenemos hijos con apenas 5 años de diferencia. Nuevos modelos de familia En la época de nuestros abuelos no era frecuente divorciarse, y si acaso se separaban, o alguno de los dos quedaba viudo, raramente volvían a formar una nueva familia, aunque algunos casos sí que conozco. Hoy en día, los nuevos esquemas de familia son mucho más diversos que hace unas décadas atrás. Las separaciones han aumentado. Cada vez más gente se casa, tiene hijos, se separa y vuelve a casarse (o a convivir) con un nueva pareja con la que decide volver a tener hijos. Es parte de nuestra nueva sociedad en la que se acoplan dos familias con total naturalidad. Los tuyos, los míos y los nuestros ya son parte de nosotros. Famosos que han apostado a una segunda vuelta Un buen ejemplo de segunda vuelta es el actor Bruce Willis, de 60 años. Ha...

Read More
Castigar o no castigar, esa es la cuestión
Jun19

Castigar o no castigar, esa es la cuestión

La adolescencia es una edad muy complicada en la que se produce un desarrollo hormonal que revoluciona la cabeza, y el corazón, de nuestros hijos. Este cambio, con frecuencia, también revoluciona todo el entorno y las personas con las que el adolescente convive. El adolescente se vuelve especialmente presumido, aficionado al espejo y todo lo relacionado con su estética, además de desobediente y contestón, mostrando una rebeldía que puede ser más o menos acentuada según el caso. Para los jóvenes este es un momento de la vida en el que notan una marcada carencia de identidad, siendo una especie de niños en el cuerpo de lo que empieza a ser el proyecto de un adulto, y tratan de encontrar su estilo, su manera, sus normas y, en definitiva, su auténtico yo. Generalmente buscan la identidad en símbolos externos, en la estética y la aprobación del grupo de amigos, como es natural, pero es importante comprender cómo uno puede ayudar a sus hijos a desarrollar una identidad de tipo “interno”, más allá del “ser guapo y gustar mucho a la gente”. El niño que llega a la pubertad cae en la cuenta de que ha estado toda su vida obedeciendo a sus padres, absolutamente manejado por ellos, generalmente, entre otras cosas, por el hecho de empezar a tomar conciencia de que la ropa y la imagen que sus padres le imponen no es la que a él le gusta. Este simple hecho le hace empezar a comprender que ha sido una especie de “vasallo de opinión y gustos”, por lo que de repente se pasa, de una forma intuitiva, al otro extremo, el de querer sentir que tiene su propio criterio de las cosas. Esto es como un deseo desesperado de tener capacidad de decisión y autodirigirse, ya que intuye que no la tiene y su impulso hormonal le lleva a desear actuar por su propia cuenta. El problema es que en la mayoría de los casos esto deriva en que el joven se desboca sin ser capaz de asumir control responsable de su comportamiento, y ahí surge la lucha con el adolescente, el tratar de seguir controlando a un “potrillo que empieza a querer galopar solo, pero que no tiene riendas”. En esta situación es importante comprender, y hacer comprender a nuestros hijos, que la identidad no solo depende de cómo uno se vista o se peine, sino también, y sobre todo, de la capacidad de asumir responsabilidad de los propios actos. El desarrollo de la identidad propia tiene una íntima relación con el respeto de las normas, en concreto con la “manera en la que respetamos las normas”....

Read More