Los niños que van a la guardería tienen más riesgo de padecer enfermedades infecciosas
Jun16

Los niños que van a la guardería tienen más riesgo de padecer enfermedades infecciosas

Las guarderías son caldo de cultivo de enfermedades. Por más que tomemos todos los recaudos, llevar a un bebé a una guardería donde convivirá varías horas al día con alrededor de 20 niños es un pasaporte directo a infecciones de todo tipo. Lo sabemos los padres, y también lo saben muy bien los pediatras, quienes en el 63º Congreso de la Asociación Española de Pediatría celebrado en Bilbao, han advertido que asistir a la guardería es un factor de riesgo para padecer enfermedades infecciosas, y que ese riesgo aumenta si los niños acuden desde edades tempranas. Han hecho una investigación al respecto y afirman que los niños que van a la guardería tienen un 131% más de riesgo de padecer neumonía. Y no sólo eso. También aumenta el riesgo de bronquitis en un 57% y de otitis media, en un 64%. El momento en el que comienzan a asistir a la guardería también es importante. Naturalmente, cuando más pequeños son, mayor riesgo tienen y más susceptibles son a tener que tomar medicamentos. La media de ciclos de antibióticos de los niños que no van a la guardería es 1,7 en un año escolar, el doble (3,4) si la inician en los seis primeros meses de vida y de dos si comienzan a partir de los 18 meses. No es plato de gusto para nadie tener que volver al trabajo y dejar al bebé en la guardería, pero a veces no queda otra opción. Los pediatras lo recomiendan como último recurso, cuando no haya nadie que pueda encargarse de su cuidado, al menos durante los primeros meses, y preferiblemente durante el primer año de vida. Así que si os lo estáis planteando de cara al próximo curso, tal vez os resulte útil saber los riesgos de contagio que corren. Vía | Deia Foto | Thinkstock En Bebés y más | ¿Apuntar al niño a la guardería para que se inmunice antes de todas las enfermedades? También te recomendamos Siete tendencias de verano divertidas para las habitaciones de los peques ¿El segundo hijo enferma más que el primero? Será que nada más nacer ya va a la "guardería" Infecciones en el embarazo relacionadas con mayor riesgo de autismo – La noticia Los niños que van a la guardería tienen más riesgo de padecer enfermedades infecciosas fue publicada originalmente en Bebés y más por Lola Rovati...

Read More
Tarta playera, una tarta de cumpleaños fácil
Jun16

Tarta playera, una tarta de cumpleaños fácil

En verano los cumpleaños infantiles suelen ser al aire libre, y todo se vuelve más veraniego: la comida, los juegos, ¡y también la tarta! Por eso esta tarta playera que prepararemos hoy os vendrá muy bien para cualquier fiesta infantil que tengáis este verano: puede ser una tarta de cumpleaños muy fácil, o también una merienda muy especial. Prepararemos un bizcocho de plátano jugoso y sabroso,...

Read More
Tarta playera, una tarta de cumpleaños fácil
Jun16

Tarta playera, una tarta de cumpleaños fácil

En verano los cumpleaños infantiles suelen ser al aire libre, y todo se vuelve más veraniego: la comida, los juegos, ¡y también la tarta! Por eso esta tarta playera que prepararemos hoy os vendrá muy bien para cualquier fiesta infantil que tengáis este verano: puede ser una tarta de cumpleaños muy fácil, o también una merienda muy especial. Prepararemos un bizcocho de plátano jugoso y sabroso,...

Read More
Cuando alguien se moleste al verte dar el pecho en público demuéstrale que la ofendida eres tú
Jun16

Cuando alguien se moleste al verte dar el pecho en público demuéstrale que la ofendida eres tú

Esta mañana leía en Facebook un caso más de discriminación por amamantar en público (de tantos que hay) de una chica que, amamantando a su bebé en el Museo Picasso de Málaga, fue invitada de dejar de hacerlo y a marcharse afuera o al bar, donde sí podría alimentar a su bebé, con tal de preservar la seguridad de las obras allí expuestas. Y es que, (me pongo irónico), todo el mundo sabe que no hay nada más peligroso para un cuadro que una mujer dando el pecho, con su leche saliendo a borbotones, y su bebé ávido por chupar toda obra expuesta. Son muchas las ocasiones en que algo así ha sucedido, son muchas las mujeres que siguen recibiendo miradas o quejas por amamantar en público y la respuesta debe ser unánime: cuando alguien se moleste al verte dar el pecho en público demuéstrale que la ofendida eres tú. Decía un buen amigo mío que siempre hay alguien más loco que tú. ¿El contexto? Pues que si en alguna ocasión te cruzas con algún loco con intención de decir o hacer algo que puede molestarte, siempre puedes devolvérsela de manera exponencial. Algo así como «trataste de asustarme, pero al final fui yo el que te asusté a ti». Nunca le hice mucho caso, porque no soy muy hábil mintiendo, pero hay situaciones en las que vale la pena no defenderse, sino contraatacar. Son muchos ya los años explicándolos y muchos los casos de mujeres que son invitadas a taparse o a irse a otro sitio a dar el pecho a sus bebés y por eso llega el momento en que las madres digan que ya basta, que ya está bien, que ahí no hay intención de enseñar ni mostrar ni sugerir, sino un bebé que tiene hambre en su pleno derecho de ser alimentado allá donde lo necesite. Y la madre, obviamente, tiene el mismo derecho que cualquier otra mujer a ir a visitar museos, a entrar en un restaurante a comer o a ir a comprar a un centro comercial. La defensa de la lactancia materna No hay en España ninguna ley, por ahora, que defienda la lactancia en público, pero no hay, tampoco, ninguna que la prohíba, así que en esa situación deben imperar los derechos de las personas y, sobre todo, los derechos de los bebés. En Lactancia en libertad recopilaron hace unos meses dichos derechos y aprovechamos lo que allí comentaron para explicarlo aquí. En caso de que se escuden en el derecho de admisión, la ley dice lo siguiente: Ley 17/1997, de 4 de julio, Art 24.2. Los titulares de establecimientos y los...

Read More
14 razones por las que deberías tener más de un hijo
Jun16

14 razones por las que deberías tener más de un hijo

La tasa de natalidad en España es de 1,32 nacimientos por pareja. Esto quiere decir que la mayoría de parejas tiene un solo hijo, con algunas de 2 y 3 hijos (o más) que son las que hacen subir la media un poco por encima del «1 hijo por pareja». Las razones son diversas y la economía y la inseguridad en los puestos de trabajo tienen mucho que ver. Seguramente son muchas las parejas que desearían tener más de uno y no pueden, pero si sois de los que lo pensáis y no acabáis de decidiros quizás hoy os ayude a ello. ¿Cómo? Pues dándoos las diferentes razones por las que tendríais que tener dos o tres hijos (o más, si alguien se anima y tiene espacio en casa), que seguramente no son todas las que hay, pero sí de las más importantes al menos para mí, que tengo tres hijos. Seguid leyendo, porque aquí llegan las 14 razones por las que deberíais tener más de un hijo. 1. Porque el amor no se divide, se reparte Piensas que quieres tanto a tu hijo que es injusto tener otro, que le vas a querer menos, que no vas a ser capaz de quererle igual y que no se lo merece. Pero el día que llega te das cuenta de que es absurdo, le quieres un montón, te enamoras de él como hiciste con el primero y, aunque no es el primero, como si lo fuera. Y todo eso sin robar cariño y amor al primero. Te das cuenta de que el amor no se divide y que puedes querer a los dos incondicionalmente, y no hay nada mejor en el mundo que darte cuenta de que eres capaz de amar con locura a más una personita. 2. Porque aprenden a compartir Hay una regla muy recomendable que dice que si tienes dos hijos, lo ideal es tener las cosas duplicadas para evitar conflictos y malentendidos. Sirve en la mayoría de las ocasiones porque cuando uno se pelea por lo que tiene el otro le dices «toma el tuyo» y ya los tienes a los dos contentos (a veces hasta vale la pena que sean iguales para que no aprecien la mínima diferencia que hará que quieran lo del otro), pero esta regla no sirve siempre porque no todo puede duplicarse. Hay cosas cuyo precio, valor o tamaño no nos permite conseguir dos, así que no les quedará otra que aprender a compartir. Sí, claro que se pelean, y sí, claro que a veces hasta se hacen daño por conseguirlo, pero minutos después juegan sin problemas con ello, o sin...

Read More