7 cenas rápidas y sencillas
Abr30

7 cenas rápidas y sencillas

Llegáis a casa luego de un largo de día de trabajo (o de paseo junto a los peques) y os dais cuenta de que no tenéis nada listo en la nevera para cenar y por supuesto, tenéis muy pocas ganas de cocinar. ¡No os preocupéis! Hoy os traemos 7 cenas rápidas y sencillas para preparar en un abrir y cerrar de ojos y degustar junto a toda la familia… Empezamos con unos aguacates con bacon y huevo, simplemente deliciosos, seguimos con unas Frikadellen alemanasque se preparan en un pis pás y continuamos con unas brochetas de pollo que volverán locos a los peques… ¿Queréis descubrir las demás recetas? No os perdáis este post.   Aguacate con huevo y bacon Aguacate con huevo y bacon… ¿qué os parece la mezcla? A mí, desde que vi esta idea en Pinterest me rondaba por la cabeza y ahora me pregunto: ¿por qué he tardado tanto en hacerlo?. Nosotros hemos tomado estos aguacates con huevo y bacon para cenar, pero son un estupendo desayuno de domingo, o para un brunch, esa mezcla de desayuno y almuerzo que se ha puesto tan de moda. El aguacate  es una fruta muy suave y cremosa que contrasta con el crujiente del bacon y combina estupendamente con el huevo. Podéis preparar esta receta al horno o si vais a hacer poca cantidad, en el microondas. A mis hijos les gusta mucho el aguacate, quizás porque lo introduje en su alimentación desde bebés con esta ensalada tibia de patatas y aguacate o este puré de plátano y aguacate. Aguacate con huevo y bacon Ingredientes 4 aguacates 8 huevos pequeños 150 gr de bacon Cómo hacer aguacate con huevo y bacon Picamos el bacon y lo cocinamos en una sartén, sin nada de grasa, hasta que esté dorado y crujiente. Lo sacamos y dejamos sobre papel de cocina, para que éste absorba toda la grasa. Partimos los aguacates por la mitad, quitamos el hueso y con la ayuda de una cuchara retiramos un poco de aguacate, no mucho, sino lo justo para que quepa el huevo.  Ponemos un poco de bacon en el hueco y encima el huevo. Metemos en el microondas a mínima potencia unos dos minutos, hasta que el huevo esté cuajado pero dejando la yema líquida. Sacamos y servimos con el resto de bacon por encima. Cocinar un huevo en el microondas es complicado, ya que hay que pillarle el truco a la potencia, para conseguir que el huevo quede a nuestro gusto. También podéis preparar esta receta en el horno. Precalentáis el horno a 180º C y metéis los aguacates con el huevo dentro y el bacon por encima, en esta caso no hace falta que cocinéis el bacon antes,...

Read More
Manualidades para niños, ¡jugando con pintura!
Abr30

Manualidades para niños, ¡jugando con pintura!

¿A vuestros peques les gusta explorar y experimentar con colores y técnicas diferentes? Si es así os encantarán estas manualidades para niños, ¡jugando con pintura para alimentar la curiosidad! Veremos qué sucede cuando mezclamos nuestras acuarelas con zumo de limón o con bicarbonato, ¡y también pintaremos con hielo! Este tipo de manualidades para niños estimulan la creatividad, la percepción y la curiosidad, ¡y por eso nos gustan tanto! Ya os habíamos contado algunas técnicas para pintar sin pinceles, y cómo hacer un papel de aguas o marmolado fácil. Esta vez veremos algunas manualidades donde la pintura reacciona de un modo divertido y sorprendente ¡a los peques les encantarán! ¿Os gustaría verlas? Manualidades para niños, acuarelas y zumo de limón Fuente: Classic Play El ácido cítrico contenido en el zumo de limón actúa como blanqueador, aclarando los colores. Podemos aprovechar esta característica de dos modos diferentes, uno más indicado para los niños más grandes y otro para los más pequeños. El primero, del que vemos el resultado en la imagen de aquí arriba, es perfecto para los más grandes. Pueden hacer el dibujo que quieran y colorearlo con acuarelas (usad papel para acuarelas), y luego dejarlo secar. Una vez seco, colocamos el zumo de limón en un vaso y pintamos con él sobre el dibujo, por ejemplo rayas. Dejamos actuar unos minutos y secamos con papel absorbente, ¡veremos que las zonas que hemos pintado con el zumo están más claras! El segundo modo es más intuitivo, y por eso es perfecto para los más pequeñitos. Hemos visto un ejemplo en la imagen principal (fuente: Art Projects For Kids). Los peques pueden manchar la hoja (papel para acuarela) con las acuarelas, usando colores bien fuertes para que el efecto blanqueador se note. Dejamos secar, y luego con un gotero o un pincel, vamos echando gotas de zumo de limón sobre la hoja. Dejamos actuar unos minutos y secamos con papel absorbente. El limón habrá blanqueado el color de manera caprichosa, dibujando formas en las que los peques pueden descubrir objetos o personajes. Una vez que se ha secado el zumo, con un rotulador negro se puede dibujar encima. Manualidades para niños, acuarelas, bicarbonato y vinagre Fuente imágenes: Learn Play Imagine La pintura con bicarbonato produce un efecto final parecido, aunque el proceso es diferente y reserva sorpresas que a los peques les encantarán. En este caso debemos preparar el color usando 1 parte de bicarbonato, 1 parte de agua y acuarelas líquidas o colorantes alimentarios para dar color. Las cantidades pueden variar, debéis obtener una pintura líquida pero de color intenso. Una vez que tenéis listos los colores, ¡a pintar! Siempre usando papel para acuarelas. La...

Read More
He dormido con mis 3 hijos en nuestra cama porque me preocupaba mucho mi relación de pareja
Abr30

He dormido con mis 3 hijos en nuestra cama porque me preocupaba mucho mi relación de pareja

¿Dónde deben dormir los hijos, con los padres o solos en su habitación? Es la eterna pregunta cuya respuesta, bajo mi punto de vista, es tan simple como «allí donde el bebé esté tranquilo y duerma bien». Si utilizamos este argumento lo más habitual es que los bebés duerman junto a los padres, porque es allí donde duermen mejor (no todos, que hay algunos que prefieren estar solos o que, simplemente, les da igual), pero esto del colecho, de compartir cama con los hijos hasta los tres años como recomienda Nils Bergman o hasta los cinco como recomienda Margot Sunderland topa de frente con el argumento de «me preocupa mi relación de pareja». Siempre que hablo de colecho, siempre que escribo sobre ello, siempre que leo algún artículo al respecto, alguien dice que «no, no duermo con mis hijos porque me preocupa mi relación de pareja». Y yo, a modo de respuesta, ofrezco hoy esta entrada en la que digo lo mismo, aunque un poco diferente: he dormido con mis 3 hijos en nuestra cama porque me preocupaba mucho mi relación de pareja. «La pareja sigue siendo importante» Como digo, siempre, cuando se habla de hijos, se sigue diciendo que la pareja es importante. Obviamente, la unión entre el padre y la madre, que ha sido intensa (supongo) hasta el momento de ser padres debe seguir existiendo y ambos deben seguir relacionándose como hacían antes. Esto es hablando, riendo, compartiendo tiempo juntos, besándose, manteniendo relaciones, siempre según las ganas que tengan, el tiempo, etc. ¿Quiero decir con esto que hay que dejar al bebé de lado? No, yo no he dicho eso. Mucha gente me dice que se va de fin de semana y dejan al bebé con la abuela porque tienen que seguir haciendo vida de pareja, o que dejan al niño solo en la habitación, aunque llora un poco, porque tienen que seguir haciendo vida de pareja. Cada cual en su casa que haga lo que quiera, por supuesto, pero yo no concibo dejar a mi hijo sin padres un fin de semana para descansar de la paternidad y volver a ser padres sin hijos, de igual modo que no concibo dejar a mi hijo llorando un poco (o un mucho) porque queremos estar solos. No concibo lo primero porque si he querido ser padre, si he querido tener un hijo es con todas las consecuencias, es decir, vivir con él todos los días de la semana y disfrutar de su presencia, darle cariño y recibirlo, amarle… y de las personas que amas no necesitas separarte para descansar o para amar a las otras, ¿no? No concibo...

Read More
Niños extremadamente tímidos: ¿qué sienten?
Abr29

Niños extremadamente tímidos: ¿qué sienten?

Un niño callado o reservado no tiene por qué tener problemas de relaciones interpersonales y es probable que, conforme crezca, cambie este aspecto de su personalidad (no quiero decir que la timidez desaparezca). Pero la conducta tímida se contempla en un continuo, pudiendo hallarse el niño es algún punto extremo o medio, con todas las gradaciones posibles. ¿Qué sucede si mi hijo es extremadamente tímido? Hemos de estar atentos, porque en ocasiones parece que los niños muy tímidos no tienen problemas, pero lo que sucede es que no los exteriorizan. Pero puede que estén sufriendo alguna problemática en silencio y hemos de ayudarles. Problemas que puede tener el niño muy tímido Algunos de los problemas que puede tener un niño con una timidez extrema son: Les cuesta o no son capaces de expresar sus pensamientos, sentimientos y opiniones. Se muestran pasivos, inhibidos e introvertidos en las relaciones interpersonales. Parte de su entorno se puede aprovechar de ellos (generalmente en el colegio), ya que dejan que se les ordene y obedecen, sin defender sus gustos y derechos. No toman decisiones, permitiendo que otros decidan por ellos. Las consecuencias negativas de la pasividad e inhibición son que el niño se siente descontento, tiene poca autoestima. Su autovaloración es negativa y tiene sentimientos de inferioridad. Los niños tímidos temen una evaluación negativa, tanto de extraños como de conocidos. es decir, tienen miedo al rechazo. Sienten frustración, infelicidad, y si siempre quedan en un segundo plano en las relaciones interpersonales pueden sentirse aislados y sentir ansiedad social. Presentan un alto grado de autoexigencia y son muy críticos consigo mismos e hipersensibles. Su preocupación es amplia por los temas más variados y a menudo tienen sentimientos de culpabilidad por no verse aceptados. Por suerte, generalmente los problemas derivados de la timidez son leves y los trastornos serios tienen que ser evaluados por un especialista para ayudar al niño o niña a superar la timidez o a convivir mejor con ella. Es falso que el problema mejore espontáneamente con el tiempo. Solo si la timidez es leve, habitualmente, con el desarrollo del niño y el contacto social, convivirán mejor con dicha característica de su personalidad, que no tiene por qué traerle problemas. Pero no podemos dejar de prestar atención a la timidez extrema si está afectando al bienestar del niño, porque las dificultades podrían ir a más. Foto | iStockPhoto En Bebés y más | La madre, clave para vencer la timidez del niño, Un niño tímido, ¿qué hacer? También te recomendamos Me hiciste madre El color de los juguetes puede influir en la personalidad de los niños ¿Cómo son los bebés por dentro?, por...

Read More
La foto que demuestra que la maternidad no es siempre "preciosa": dando el pecho en el inodoro
Abr29

La foto que demuestra que la maternidad no es siempre "preciosa": dando el pecho en el inodoro

Si ayer os trajimos unas cuantas ilustraciones cómicas acerca de cosas que te pueden llegar a pasar como madre que seguramente nunca esperabas que te sucedieran, hoy os traemos una imagen real de algo que, seguramente, tampoco esperabas hacer como madre (y quizás hayas hecho). La publicó Elisha Beach, mujer del actor Michael Beach («ER», «Anatomía de Grey», «Mentes criminales») y pronto se hizo viral al hacer patente con dicha foto que la maternidad no siempre es «preciosa», por decirlo de alguna manera (y del mismo modo que ella lo definió). Sucedió en su lavabo, un día cualquiera, cuando se sentó en el inodoro y su hija decidió acompañarle. ¿Cómo conseguir que te deje un rato tranquila? Pues ya sabes, le abres la puerta del armario donde hay tantas cosas chulas de tantos colores diferentes y que vaya sacando. Ah, ¿que tú no le has abierto el armarito? ¿Ella sola se sirve? Ya… te entiendo. A veces no hace falta provocarles porque tienen claro dónde están las cosas. Ahora bien, ¿qué pasa cuando llevas ya un rato y se aburren de meter y sacar cosas? Pues que les viene un poco de sed, un poco de hambre o simplemente te han visto un poco el escote y ahí que van. La niña tiene once meses y no sabemos si ya camina, pero basta con gatear un poco, apoyarse en las piernas de mamá, ponerse de pie y meter la mano para decir, claramente «quiero teti». Y una madre en esa situación tan cómica, ¿qué puede hacer? Negarse o dejarse llevar por el momento, como hizo Elisa. Se sacó el pecho, la niña se cogió a él, y en ese momento de «cómo tengo que verme» decidió avisar a su marido para que captara la escena en una foto. Siempre podría habérsela guardado para recordarla en la intimidad, pero oye, la maternidad no es solo posar con sonrisas forzadas con tus hijos, sino mostrar también la cara oculta (y no por eso negativa) del cuidar de un bebé, que tú solo querías ir a hacer tus necesidades y acabas haciéndolas, amamantando a tu bebé y luego recogiendo por enésima vez el armario del lavabo. ¿O acaso no os habéis visto nunca en una situación parecida? Yo soy padre y no doy el pecho, pero sí tengo bebés que han dormido en mis brazos y en más de una ocasión he tenido que ir al lavabo con ellos. ¿Que podría haberlos dejado solos? Claro, pero cuando mamá está agotada porque se ha despertado 2, 3 o 57 veces por la noche y al final te dice «quédatelo un rato a ver...

Read More